Escena cumbre en la historia del cine argentino: el funeral exploitation de Pajarito Gómez, alucinante y estremecedor por partes iguales.