Una comunidad tiene que darse la chance de pensar sus tragedias para poder saldarlas. No basta con la memoria.