Acabo de ver a Sabaraglia presentando "Los 400 golpes" en Encuentro. Dice que la peli es profundamente valiosa por su mirada sobre la niñez -o algo así- en un mundo "dominado por los adultos". ¿Y cuál es la idea? ¿que un pibe de 5 años maneje la Cámara de Comercio y otro de 4 el Ministerio de Asuntos Agrarios? La corrección política llevada al nivel del ridículo.