los polis vocacionales que andan queriendo saber "quién lo votó", con tonito amenazante y promesas de escarmiento inminente. Me recuerdan a los agentes de Farenheit451, para amenizar con una analogía simpática.