A quién podría extrañarle en un país en el que hasta hace muy poquito el Ministro de Educación de la Nación alentaba la toma de colegios. Estoy esperando una marcha de padres, alumnos, militantes, sociedad en general pidiendo que se estudie más y mejor. Ah no, cierto que ése no es un tema central. Y a todo esto, estudiar es un derecho, ¿no? Digo, porque a veces pareciera que los mozalbetes y sus juvenilistas progenitores andan por la vida pretendiendo lo contrario y hasta se supone que habría que agradecerles la gesta de su martirio educativo. En fin.