A los que todavía se amargan con el "¡era por abajo, Rodrigo!" les pido reflexión: ¿acaso imaginan un Mundial ganado contra Alemania con un gol de Palacio? El mundo es desopilante pero no tanto.