Mañana es el viernes que nunca llega.