Que Quique Wolf le diga "la caprichosa" a la pelota. Mañana sigo.