Es extraña e improbable la confluencia del músico, el poeta y el pensador, todos juntos y en el mismo cuerpo. Por eso Spinetta fue una especie de milagro. Y esta entrevista prueba de ello.