Estoy tentado a caer en el lugar común del punto de fuga, pero mejor no digo nada. Me impresiona ese instante de implosión (de locura) en una mente tallada al ¿calor? del oficio analítico.