Saber que Verónica Lozano comió un cachito de entraña con Mick Jagger me conforta y hace pensar que la batalla cultural, finalmente, está ganada. ‪#‎váyansetodosacagarunpoquito‬