La obra es el sello más intenso de una personalidad, y un acto de disolución infinita; si es sincera.