acá, viviendo en el discontinuo de la vida y la muerte. ¿Vos qué onda?