El revés es para el aparato siniestro detrás de este cartelito y, en menor medida, para quienes se encolumnaron tras esta fantasía delirante. Para el resto es una buena noticia.