A veces me pregunto si no estoy totalmente a contramano y si la pornografía no logró su punto culminante al despojarse de todo vestigio argumental. "No hay que creer en lo que se piensa", decía Federico Nietzsche. En eso estoy, amigo.