Mi superhéroe favorito. Me daba bronca que Batman, invariablemente, tuviera que rescatarlo de un par de piñas villanas. Lo resarce avant la lettre el Robin de fines de los '40, retacón y dador de ñoquis asaz contundentes.