Unos fideos tirabuzón llenarían sin dudas el vacío de mi alma. Así es, soy pobre de espíritu.