De vez en cuando pierdo el buen humor y entonces recuerdo que Aníbal pudo haber sido el gobernador de la provincia. Ahí es cuando recobro mi mejor talante.