El kirchnerismo duro logró que el Partido Obrero luzca razonable.