Estoy medio harto de intelectuales y sobre todo de sus remedos; hace rato que las reflexiones más lúcidas las escucho de gente común, sin título nobiliario de corpo cultural ninguna.