Los matriceros ideológicos aburren; y atrasan. Su especialidad consiste en jibarizar la realidad para que quepa en el dos ambientes de sus dogmas.