Nunca pronuncies palabras como "gente", "sentido común" o "realidad": serás apostrofado con nociones sociológicas de primer año de alguna facultad del tipo Néstor Carlos. Por el contrario, si decís "pueblo" en la dirección autorizada, la Policía del Pensamiento hará la vista gorda y no serás molestado para nada.