me conmocioné un poco con lo de París. No vuelve a suceder, promesa.