"Hemos dado a la nueva capital el nombre del río magnífico que la baña, y depositamos bajo esta piedra, esperando que aquí queden sepultadas para siempre, las rivalidades, los odios, los rencores, y todas las pasiones que han retardado por tanto tiempo la prosperidad de nuestro país". Dardo Rocha, 19 de noviembre de 1882.

PS: Nuestra querida ciudad fue pensada, fundada y construida como una auténtica utopía viva. Por eso duele doblemente lo que hoy le sucede. Feliz cumple, La Plata, todavía y a pesar de todo siempre hermosa.
19/11