El conservadurismo kírchneroscioloide intenta sus últimos trucos sucios, con la corpo cultural dominante como dudosa punta de lanza. Veremos qué ocurre el domingo.