Vidal gobernadora me embarga de esperanza. ¿Suena cándido? Tal vez, pero mejor cándido que escéptico. Mirar de lejos, reírse del entusiasmo del otro es fácil, pero no sirve ni reporta. Prefiero ser parte, incluso si me equivoco.