" El dominio"

-¿Sabes, Charly?
-Dime, Bob.
-Charisse
me ha dominado
me tiene a sus pies,
manso
como
un cordero.
-Oh.
-Hago todo
lo que me pide,
cuando ella me habla
pierdo
la voluntad
la fuerza.
-Eres un idiota
Bob,
ninguna mujer
puede hacer eso
con un hombre.
-Oh sí, Charly
una mujer puede
hacer cualquier
cosa,
cosas que parecen
imposibles,
las puede hacer una mujer,
la fuerza de la raja
es tremenda.
-En eso tienes razón
Bob
-Sabes,
cuando Charisse está desnuda,
con los tacones negros
altos,
exhibiéndose,
ondulando
su cuerpo ante mí,
su belleza
me impacta
de tal forma
que caigo arrodillado,
abrazo sus piernas,
apoyo mi rostro en su concha
y lloro
y mis lágrimas
corren por mi rostro
y corren por sus
largas piernas.
-Oh, Bob
eres un imbécil
de marca.
-A veces me agacho
hasta sus pies
y le paso la lengua
en sus zapatos.
-Oh, Bob
no te soporto
más.
-Y cuando estoy
así ella me dice:
"no llores estúpido
sabes que eso
me molesta
no me gustan los
hombres
llorones,
pareces
un bebé mamón
que ha perdido
su teta"
entonces levanto
mi rostro hacia ella
¿y sabes tú
qué está haciendo
mientras me habla?
-¿Qué hace, Bob?
-Está mirando el programa de Jorge Rial y Luis Ventura.
-Oh, no es posible.
-Ella dice:
"me gustan los machos
de verdad
los que me zamarrean
me tiran al suelo
y me cogen
sin miramientos, con esos hombres
me dan ganas de coger,
esos hombres
me hacen
gritar
como una yegua,
no un
llorón
como tú".
-¿Y tú no le dices
nada?
-No le digo nada,
y continúo
llorando,
desconsolado,
no lo puedo remediar,
y le suplico,
le imploro
la raja
hasta que me la da.
-Mierda.
-Oh Charly,
tú sabes,
la conchas
tienen un poder
tremendo,
dominan todo
Charly,
las conchan dominan
el mundo.
-Eso es cierto.

"Las conchas dominan el mundo" (Eduardo Montibello, openpussy ediciones, 2015).