Siempre que pierden los candidatos del poder se arma un poco de barullo. Es una de las tantas bondades de la democracia