Porque yo tengo 44 y recuerdo lo que es un país con el ejército en la calle: sangre y violencia hiperbólicas. Qué irresponsable, qué tipo peligroso, qué advenedizo tan inoportuno, por dios santo.