Haber convertido a Sarmiento en un villano de caricatura para dos generaciones -y un par de viejos cínicos. Otro golazo patriótico de la corpo cultural.
Si fuera facebook les diría que me apostrofen en los comments. Gracias.