Como hincha de Boca me he venido regodeando con la debacle millonaria. A la vez, una parte más noble de mí piensa en lo difícil de la situación para hinchas, jugadores, etc. Una cosa no corre a la otra de la escena. Sin embargo, la posibilidad del descenso me genera una rara angustia vestigial, River es nuestro gemelo inquietante y necesario. No sé...

C.J., 26/VI/2011