La roña política es cansadora, pero no quisiera imaginar lo agotador que debe ser bancar ciegamente un "proyecto" y tener que tragar saliva, tomar aire y salir a defender a (o a hacerse el boludo con) Niembra, Insfrán, Del Sel, Aníbal, Boudou y la lista sigue y es larguísima y variopinta. Por mi parte ya tengo pensadito el voto, mucho corte de boleta, tijerita afilada y veremos qué pasa. Pero de a ratos hay que prescindir de este barro, para poder respirar.