Existen, en este país, ciertas facciones políticas tan penetradas de cinismo que no pueden concebir acción o reflexión inocente de quien no sea su compañero de militancia. No dejan de ser dignos de compasión.