Qué bien está Tévez, che. En estado de gracia, parece. Pleno, maduro, sereno, con una capacidad de disfrute asombrosa. Contrasta con la Argentina, Carlitos.