Ya lo dijo Pablo El Sabio: hay que adaptarse a la nueva realidad climática. Qué COU ni COU ni presupuestos subejecutados: cli-má-ti-ca, realidad climática.