Los públicos de Cerati y Spinetta son, en su peor expresión, como dos hinchadas de fútbol que "hicieron la amistá".