Creo que no basta con cambiar nombres, debemos cambiar data también. A mí el 9 de julio me parece una fecha muy tibia como para celebrar la independencia.