Yo no quisiera ser el portador de malas noticias, pero, tal como ocurre con el nacional, parece que no existe nada parecido al ser platense. En su lugar habría algo muy festejado por todos nosotros: se llama diversidad, y qué suerte poder concluir esta líneas trayendo una buena nueva.