Vengo a decir cuánto me molesta el ansia de bronce y cristalización, muchas veces proveniente de los propios fans y otras de burócratas o vivillos que quieren sacar rédito. Ni una esperpéntica escultura del PRO (que me recuerda a "Museo de Cera" de André de Toth, con el gran Vincent Price), ni un nanosatélite K ni el último desvelo de la filatelia local. Luis es, por ejemplo, esto. Todo tuyo, si te cuadra.