Pensar sin tutelas. No transformarse en la repetidora empobrecida de nadie, por ilustre que sea. Hablar en nombre propio. Entonces: voy, aprendo estas tres cosas y vuelvo, ¿me aguantás?