Periodistas, conductores de TV, panelistas y afines: ese verbo que dos por tres les falta y sustituyen por "dar" (en el mejor de los casos) es "prodigar". "Prodigar". De nada.