Este San Lorenzo habría perdido por goleada con el de Ramón y D'Alessandro. Pero no se trata de San Lorenzo, sino del deterioro sin freno del fútbol sudamericano, empezando por Brasil y Argentina.
(Ya sé, es una reflexión inoportuna, por eso sugiero a los hinchas del Ciclón -sobre todo a los más fervientes- que no me den bola y disfruten. Yo soy de Boca, imagínense...)
.