Que nuestro cantito de guerra esté dirigido a Brasil en lugar de alentar a los propios habla del complejo de inferioridad que tenemos respecto de los de amarillo. Mi autoestima, entretanto, es un poco más alta que la del hincha argentino promedio. Che Víctor, decime qué se sienteeeee :D