Respecto del caso "abuelo Quique" y de algunas consideraciones que se han escrito y reproducido en distintos medios en las últimas horas:

-el cine pornográfico es un género cinematográfico, no un crimen ni una mella ética en la vida y trayectoria de una persona. En lo que a mí concierne, las personas dignifican los oficios y no al revés.

-Mis films no intentan ni arrojan como consecuencia degradación de persona o colectivo alguno; por el contrario, el intento es hacia una experiencia vivificante y esmerada para con cada una de las películas que se llevan a cabo.

-Todos los actores/actrices de mis films son remunerados.

Gracias, buenas tardes.