La sanción a Suárez es excesiva, sádica y medieval. Pero Suárez no puede pasearse impunemente por las canchas mordiendo a los rivales. Digámoslo todo.