Cuando pienso en el Conde pienso en él, y en la Hammer y en el infravalorado y gran y grosso Terence Fisher.