Raramente imprudentes las declaraciones de Messi: sus opiniones sobre el sistema táctico del equipo debería charlarlas con Sabella, no con la prensa.