Cómo miente Sergio de Tigre, madre mía; los que analizan lenguaje gestual tienen para una vida con este muchacho.