Año 1978, pleno apogeo de la Dictadura y en el programa de Karadagián ocurría esta increíble escena. Gentileza de mi amigo David Sheinin.