Por culpa de Rexona, Mascherano va a llegar al Mundial con sobrecarga muscular y falto de sueño.